FAMILIA GERANIÁCEAS

por | septiembre 4, 2017

Esta familia suena “familiar” a todo el mundo porque los geranios son plantas que se nombran en el habla popular a menudo. Aunque más allá de los ejemplares cultivados como decoración es un grupo de plantas importante en la botánica mediterránea.

Geranio cultivado

La familia de la geraniáceas es una de las más abundantes en cuanto a número de individuos en la Sierra de Callosa ya que están presentes en todas las zonas y aparecen tanto en comunidades como dispersas en gran cantidad. En cuanto a número de especies no es muy rica. Nosotros hemos encontrado 4 aunque sabemos que hay 5 y a continuación detallaremos este punto.

Se trata de plantas herbáceas con tallos poco desarrollados, hojas medianas-grandes en proporción al tamaño de la planta, lobuladas y que a menudo recuerdan a una mano abierta. Las flores tienen 5 pétalos que van de color rosa a púrpura (siendo amplia la gama incluso dentro de la misma especie) con estambres que sobresalen sobre los pétalos.

La característica que da nombre a esta familia es la forma de sus frutos, que recuerda al pico de una grulla o, en un lenguaje más común, a un alfiler, aunque no pincha ni es peligroso. Los frutos se disponen en grupos de manera similar a los radios de un paraguas.

           

Se pueden hacer dos grupos de especies de geraniáceas en la Sierra de Callosa: la de los geranios propiamente dichos y la de los alfileres.

Los geranios se caracterizan por tener hojas de contorno redondeado o poligonal, 10 estambres en las flores y tallos, a menudo, enrojecidos. En este grupo hay controversia entre la presencia de dos especies conocidas como geranios de San Roberto. Se trata de especies muy similares, hasta el punto de que muchos autores consideran que es una única especie con pequeñas variaciones. La otra es el geranio común, diferenciable por la forma de sus hojas. Estas tres especies las hemos visto principalmente en La Pilarica, siendo ausentes en Cueva Ahumada.

Los alfileres pertenecen principalmente a una especie aunque según varias fuentes como Apatita, en esta sierra hay dos especies. La dificultad de confirmar esto radica en que la diferencia entre ambas está en un pequeño surco en una zona del fruto, casi imperceptible sin lupas y sobre todo sin dañar la planta, motivo por el cual hemos decidido confiar en esta web.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *